Sal de tu zona de confort

Supongo que has oído esa expresión que tanto se usa ahora para motivarnos y para animarnos a realizar un cambio: ¡sal de tu zona de confort!!

Parece que cualquier cosa se puede conseguir si uno olvida sus miedos y  sale de su zona de confort: motivarse, tener éxitos, sentirse mejor, etc. Pero, ¿si hay todo un mundo fuera de la temida comodidad, por qué resulta tan difícil abstraernos de su influencia??

Porque la zona de confort genera seguridad aunque también nos mantiene bloqueados y reduce nuestra felicidad.

Los psicólogos llamamos zona de confort a aquella que recoge nuestra manera habitual de comportarnos, esa que creemos controlar y que consideramos la “normal”.

Guardar silencio ante alguien que nos da una mala contestación que nos hace sentir vergüenza, culta y rabia.

Mantenernos en un trabajo o en una relación que no nos llena porque es lo que nos ha tocado y hay que aguantar y resistir.

Continuar en un lugar donde no nos sentimos cómodos ni felices: una casa, una ciudad, un país.

Todo ello conforma nuestro estilo de afrontamiento. Una manera de enfrentarnos a la vida  que nos da seguridad y hace nuestro mundo más  previsible y fácil a pesar de que nos esté generando malestar.

Las personas tendemos a creernos la idea de que ese malestar es controlable y que antes o después va a desaparecer. Pero esto no siempre es así. En ocasiones el malestar aumenta y los efectos de la zona de confort se dejan sentir.

¿qué efectos puede tener en nosotros esa zona de confort?

Desgana, apatía, desmotivación e infelicidad.

-Desesperanza, tristeza, depresión.

-Ansiedad, angustia.

-Enfado, rabia, ira.

-Sensación de motaña rusa: momentos de euforia porque me siento mejor y temporadas insufribles porque siento mucha infelicidad.

¿por qué nos mantenemos en ella?

Son muchos los factores que pueden mantenernos en esta zona de confort:

-temperamento

-miedo al cambio.

-miedo a la crítica de los demás si actúo de otra forma.

Sin ti no hay cambios

Creo que es una afirmación clave cuando hablamos  de modificar algo que nos genera malestar. Pocos avances se pueden realizar en  aspectos tan personales como son  nuestra forma de pensar, sentir y actuar si no tenemos claro que nosotros somos una pieza fundamental.

Tan importante como acudir a un/a  buen/a  profesional que sepa cómo ayudarnos, es cuestionarnos  a nosotros/as mismos/a si merece la pena seguir vistiendo los mismos “hábitos” una vez terminada la sesión  terapéutica.

¿Qué aspectos hay que tener para que nos compense salir de nuestra zona de confort?

Convencimiento.

El malestar generado por una dificultad psicológica no siempre es motor de cambio por sí mismo. Parece un contrasentido pero ciertamente las personas nos sentimos cómodas en la seguridad que  cierto nivel de malestar (una zona de confort que conocemos y creemos controlar) nos ofrece. Ante la alternativa de mejora, hacemos análisis del  coste-beneficio que no siempre nos lleva a la conclusión de que “hay que intentarlo”.

Es necesario estar plenamente convencidos/as de que queremos hacerlo.

Hacer un ejercicio en el que nos imaginemos sin el problema,  puede ser una ayuda para convencernos.

–  Compromiso

La ayuda exterior es buena e incluso imprescindible en muchos casos. Sin embargo, para modificar algo tenemos que hacer un compromiso con nosotros/as mismos que vaya más allá de las meras intenciones.

Constancia

Llegar a lo que somos, nos ha costado años de esfuerzo y dedicación. Cambiarlo, nos requerirá trabajar de continuo para conseguir nuestro objetivo.

Psicóloga en Bilbao

Yolanda Pérez

psicolunablog@gmail.com

Anuncios

Fantasía y realidad

fantasía y realidad
La fantasía tiene gran importancia en el desarrollo psicológico infantil

Hace unos días a mi hijo mayor se le cayó otro diente de leche. Tal y como manda la tradición, esa noche al acostarse y sin poder contener la emoción, puso su diente debajo de la almohada para que el “ratoncito Pérez” pudiera  hacer su trabajo.

La tarea del personaje consiste en llevarse el diente y dejar en su lugar un pequeño regalo o una moneda.

Me resulta muy tierno y divertido despertarme a la mañana siguiente con unos susurros que acaban convirtiéndose  en gritos de forma irremediable.

– ¿estás despierto? ¿está el diente? ¿has mirado a ver si te ha dejado algo?

– no, espera que miro. ¡No encuentro el diente!

-¡Mira!!! ¡no está!!!

-¡Hala!! mira lo que ha dejado!!! ¡ha venido, ha venido!!

Ahí es cuando la cosa empieza a desmadrarse y los susurros se convierten en gritos. Normalmente en ese momento salen corriendo para contar su gran descubrimiento al primero que encuentren.

Una escena parecida hemos vivido el día de Navidad cuando al levantarse han descubierto la gran cantidad de caramelos y regalos que tenían en el árbol y que en nuestro caso trae el Olentzero.

– ¿Qué curioso, verdad?- hablaba el otro día con otras madres.

– Sí. Es increíble que crean en estos personajes sin el menor atisbo de duda durante tantos años.

– Ya. Qué pena me va a dar cuando empiecen a sospechar y a hacer preguntas! Parece que en ese momento se empiezan a hacer mayores.

Quizá es un poco exagerado pero en parte no está lejos de la realidad.

Casi todos asociamos la fantasía y el pensamiento mágico a la infancia y más en concreto  a la etapa que va entre los dos y los siete años.

Mi hija pequeña por ejemplo, se cree a ciegas que una lámpara de sal que hay en en casa sirve para espantar los malos sueños que podamos tener todos, tal y como yo le dije un día en su etapa de pesadillas cuando no quería meterse en la cama a causa de sus miedos.

Cuando hablo con otros padres y madres me encuentro un poco de todo: desde los escépticos y a su modo de ver prácticos que prefieren dar solo información veraz  a sus hijos desde bien pequeños, a los que hacen lo  imposible por mantener el más absoluto secreto y magia en todo lo que rodea a sus pequeños

Por suerte la mayoría nos situamos en el saludable término medio.

Como si dependiera tanto de nosotros…

Y es que, el pensamiento fantástico y mágico de los niños forma parte de la identidad de esta etapa, y es fundamental en el desarrollo psicológico infantil, sobre todo en el periodo comprendido entre los s dos y los siete años aproximadamente.

En estos años, la forma de pensar de los pequeños, es todo menos lógica y realmente se caracteriza por la búsqueda de soluciones mágicas a las diferentes situaciones de su día a día.

Es una forma de simplificar la comprensión de la realidad y también de asumir aspectos de la misma que no siempre son fáciles y que les podrían generar ansiedad.

Por ejemplo, jugando pueden expresar los celos o el enfado que sienten por un hermanito que han tenido, sin sentirse culpables o angustiados por ello ya que el que está muy pero que muy enfadado es el muñeco.

Conforme pasan los años, lo esperable es que esa fusión entre fantasía y realidad se vaya deshaciendo de manera que los niños empiezan a distinguir y separar uno de otro. Su manera de pensar se liga más a lo real e inevitablemente aparecerán las dudas sobre los personajes mágicos y el desencanto por la fantasía.

Por lo tanto, no creo equivocarme si digo que usar la fantasía para aportar soluciones mágicas y reducir sufrimiento y mejorar su bienestar emocional, puede ser una opción muy válida si por ejemplo no quieren ir al médico o tomar una medicina. En estos casos, suele ser muy útil contarles toda una historia sobre el médico super héroe o la pomada mágica.

Utilizarla sin embargo para asustarles porque si no vendrá el “hombre del saco“, suele acentuar miedos ya existentes a la oscuridad o a dormir y desde luego no ayuda a que se queden tranquilos cuando están solos.

Yolanda P. Luna